San Lorenzo de El Escorial, ¿una puerta al infierno?

Según cuenta una leyenda medieval, Lucifer vivió en una cueva situada a los pies del Monte Abantos los días entre la expulsión de las cortes celestiales y su destierro a los infiernos. Durante esos días, el ángel rebelde creó siete puertas para acceder a las tinieblas por toda la tierra y, una de ellas, estaría en San Lorenzo de El Escorial. Felipe II tenía gran interés por la alquimia y otras ciencias de dudosa base, por lo que no era ajeno a esta leyenda. Por esta razón, el monarca convocó una comisión de expertos para decidir el lugar más favorable para la construcción del Monasterio. En dicha comisión, había filósofos, arquitectos, canteros y teólogos que advirtieron a Felipe II de las leyendas sobra la supuesta presencia del diablo en la zona.

Según el relato del cronista oficial del edificio, el padre Jerónimo fray José de Sigüenza, este grupo de sabios fue asaltado por un fuerte viento, casi huracanado, que no les dejaba llegar hasta el sitio. Esto lo interpretaba el fraile como un hecho de origen demoníaco con el propósito de persuadir al monarca de que situara allí una institución religiosa. No obstante, no existe documentación por parte de Felipe II donde se recoja su inquietud por estos fenómenos descritos por el padre Sigüenza.

Finalmente, el monarca comenzó la construcción del Monasterio en 1562 y confió las tierras a los monjes jerónimos. El punto y final a la obra fue en el año 1586 con la finalización de la Real Basílica del Real Monasterio.

Aprovecha el Tren de Felipe II y descubre más curiosidades de este tipo con nuestro Pack Leyendas. ¡No te quedes sin tu asiento! Reserva aquí tu pack.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *