Más sitios que visitar en San Lorenzo de El Escorial

Cuando visitamos la localidad madrileña de San Lorenzo de El Escorial, casi siempre y casi todo el mundo visita lo típico y conocido, pero hay distintos edificios que se encuentran ubicados en el el casco histórico del pueblo, que merecen mucho la pena ver.

Hoy os traemos dos casas dignas de ver:

Casa del cónsul de Francia: Fue la primera obra arquitectónica del arquitecto Juan de Villanueva, quien realiza el proyecto en 1768, para el cónsul de Francia D. Agustín Beliardi. Este fue un personaje político muy influyente y llegó a ser nombrado Agente General del Comercio y Marina en España por el Primer Ministro Francés. Durante las Jornadas Reales, fue utilizada como su residencia.

En esta primera construcción, Juan de Villanueva propuso edificio donde destacaban elementos formales herrerianos, rechazando de esta manera las modas que marcaban la arquitectura francesa. Se trata de un edificio de planta rectangular, con lados paralelos a los del Monasterio, contando en su origen con sólo dos alturas y las buhardillas.

En el año 1773, fue vendida al Marqués de Iranda, y tuvo como finalidad el arrendamiento, y fue durante esos años cuando estuvo ocupada por el Embajador de Francia. A finales del siglo XIX, se debió transformar en residencia de temporada, incrementándose un piso más y construyendo dos terrazas en la fachada principal que han cambiado bastante su imagen original.

Casa del Cónsul de Francia, San Lorenzo de El Escorial

Casa del Marqués de Campo Villar: En el año 1773, Alonso Muñiz y Manjón, Marqués de Campo Villar y Mayordomo de Semana del rey Carlos III, encargó esta casa al arquitecto Juan de Villanueva, con el fin de arrendar a la más alta jerarquía cortesana durante las Jornadas Reales.

Villanueva representó aquí una casa de planta rectangular, con lados paralelos al monasterio y dos niveles, bajo y noble. En 1928 se construyó un nuevo piso y se agregó una galería de vidrio a su fachada este. A mediados del siglo XX, se añadió una parte del cuerpo al volumen principal.

Cuando se habla de esta casa, se suele hacer la comparación con un palacio romano en miniatura, y es que no hay ninguna duda de que Juan de Villanueva reflejó en esta casa recuerdos de su paso por Roma. Prueba de ello es la puerta principal semicircular de piedra típica del Renacimiento italiano.

Casa del Marqués de Campo Villar

¿Te gusta conocer sitios y lugares conocidos por pocos? Si eres especial y no solo te gusta visitar lo tradicional… estos dos edificios, entre otros, podrás visitarlos con el Tren de Felipe II si escoges el Pack Imperial o el Travesía. ¿Te esperamos?

COMPRAR BILLETES
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *