Los jardines del Monasterio de El Escorial

En el exterior del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial destaca el Jardín de los Frailes. Fruto del amor de Felipe II por la naturaleza, el jardín es un extenso espacio en el que se trazaron una docena de verdes parterres en torno a igual número de pequeños estanques de cuyo centro surge una fuente de armoniosas aguas.

Gracias a su ubicación, los jardines conforman un magnífico mirador, tanto de las huertas escurialenses como de buena parte de la Comunidad de Madrid.

Cuando hablamos del Jardín de los Frailes, generalmente nos referimos a tres espacios bien diferenciados: el Jardín de los Frailes, la Galería de Convalecientes y el Jardín Real.

Jardín de los Frailes del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial
Jardín de los Frailes

Por otro lado tenemos el denominado Jardín del Rey, que se encuentra junto a los aposentos reales, ubicados en la zona oriental del monasterio. Está compuesto por cuatro espacios: uno para el rey, otro para la reina, otro para el príncipe y, el último, para la corte.

Estos jardines tienen un carácter más íntimo, pensados para un uso privado, por lo cual fue levantado un cerramiento de piedra que lo separa del Jardín de los Frailes.

El conjunto de jardines del Monasterio, así como todo el conjunto arquitectónico del que forman parte, fueron pensados para servir de lugar de descanso y meditación, tanto para Felipe II y su corte como para los monjes jerónimos.

Jardín del Rey del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial
Jardín del Rey

¡Vente a conocerlos en el Tren de Felipe II!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *