La leyenda sobre la Cruz de Nefando

Cerca de la Casita del Príncipe, en uno de sus paseos se encuentra la Cruz de Nefando.

Sobre esta cruz corre una leyenda de tiempos de Felipe II y Ana de Austria.

En 1577 el hijo del panadero de la reina Ana de Austria fue sorprendido abusando de dos jóvenes de unos diez años. Por aquel entonces se llamaba pecado nefando “aquel que no debe ser pronunciado”. Dicen que a este chico lo quemaron vivo justo donde se encuentra hoy en día la cruz. 

En aquel lugar levantaron una cruz de madera que posteriormente la esculpieron en piedra, la que se conserva a día de hoy. Querían advertir con esta cruz a los demás ciudadanos de la villa que pasaba si cometías un pecado nefando.

Muchos historiadores aseguran que esta cruz se construyo en 1606 para que sirviera de humilladero simplemente.

¿Te gustaría conocer más leyendas como esta que acabas de leer? Entonces escoge el Pack Leyendas y móntate en el Tren de Felipe II. ¡Quedarás impactado con muchas de ellas!

COMPRA TUS BILLETES
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *