La rebelión de las Alpujarras

La rebelión de las Alpujarras fue una de las luchas más importantes de las sucedidas en Europa en el siglo XVI. Fue acontecida durante el reinado de Felipe II entre los años 1568-1572.

En 1566, el 6% de los ciudadanos de España eran musulmanes que decidieron bautizarse en la fe católica tras el decreto de expulsión de éstos, formulado por los Reyes Católicos en el año 1505.

Al ser el reino de Granada, en proporción, más grande, el reparto de este porcentaje de población no era homogéneo. Es más, en determinadas zonas como las Alpujarras, apenas residían cristianos de nacimiento, también llamados «cristianos viejos».

Felipe II difundió el 1 de enero de 1567 un mandato, escrito en árabe y en español, que obligaba a los musulmanes a renunciar sus costumbres, su lengua y sus prácticas religiosas durante un año.

El 24 de diciembre de 1568, alrededor de 200 aldeas de las Alpujarras comienzan una serie de acciones que incluyen el asesinato de sacerdotes y oligarcas locales en protesta de la Pragmática Sanción.

Felipe II ordenó deportar a los rebeldes a otras zonas de Andalucía, por lo que llegó Don Juan de Austria para ejecutar dicha orden. Esto no hace más que empeorar la situación. El número de sublevados crece sin descanso y estos comienzan a recibir ayuda de los enemigos de Felipe II.

Cuando parecía que todo iba a estallar, el Rey Felipe II proclamó una amnistía para todos aquellos que se rindieran. Esto calmó los ánimos y la rebelión terminó.

Debido a la escasez de alimentos en Granada a consecuencia de la rebelión, los musulmanes y sus familias, (tanto los rebeldes como los fieles al rey) fueron enviados a otras partes de Castilla. Las enfermedades, el hambre y el frío fueron las causas de sus muertes.

En 1571, el rey anexó la tierra de los exiliados y la repartió entre nuevos colonos cristianos. Sin embargo, la disminución de la población era indudable. Entre muertos y exiliados, y a pesar de la llegada de repoblados, la población del reino de Granada ha disminuyo aproximadamente un 25%.

En 1604, Felipe III, hijo de Felipe II, llevó a cabo la expulsión general. Esto ya había pasado la cabeza de Felipe II, pero no se atrevió a culminarlo.

Si quieres conocer más historias sobre la vida de Felipe II y acontecimientos durante su reinado, súbete en el Tren de Felipe II y te las contaremos.

COMPRAR BILLETES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *