La Batalla de San Quintín

La Batalla de San Quintín se libró el 10 de agosto, San Lorenzo, del año 1557. Esta dio nombre al hoy en día conocido como el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, ya que Felipe II quiso conmemorar la victoria en esta batalla de esta especial manera.

Felipe II, junto con su primo Manuel Filiberto de Saboya, decide asediar la ciudad francesa de Rocroi con 7.000 soldados. Un plan que había ideado este segundo en plena guerra con Francia, pero la peste retrasa estos planes. Los ingleses no pueden salir y, mientras Felipe decide esperar estos refuerzos en Cambray, Manuel marcha a San Quintín, deseando librar su primera batalla.

Felipe II le pide no empezarla sin que él llegase pero, el 10 de agosto, un ejército francés de más de 22.000 hombres ataca a las tropas de Manuel, lo que no deja espacio a que llegue Felipe, que aún esperaba los refuerzos ingleses. Esto no supuso un problema ya que, perdiendo apenas unos 300 hombres, Manuel Filiberto de Saboya consigue hacer al ejército de Francia más de 12.000 bajas, obteniendo una impresionante victoria ante el país vecino.

La ciudad no se toma hasta que Felipe II acude al lugar acompañado de los refuerzos ingleses, saqueándola totalmente, algo que era muy normal cuando una plaza se negaba a la rendición.

Fue este episodio de la vida de Felipe II el que dio nombre al Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, dedicado a San Lorenzo, el santo del día en que se ganó la Batalla de San Quintín, y que se puede ver en la fachada oeste del Monasterio, considerada como la fachada principal.

Ven a conocer el Monasterio de una manera muy original haciendo un viaje al pasado en el Tren de Felipe II de Alsa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *