La Basílica

La Basílica del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial fue realizada por Juan de Herrera y es el verdadero núcleo de todo el conjunto en torno al cual se articulan las demás dependencias.
Posee planta de cruz griega, formando un cuadrado de 50 metros de lado y dividida por tres naves cubiertas con bóveda de cañón. Sobre los cuatro pilares dóricos de 8 metros de lado cada uno que constituyen la Basílica, se levanta el cimborrio circular. Éste, de 17 metros de diámetro y 92 metros de altura, está inspirado en la cúpula del Vaticano.

Debido a que El Concilio de Trento exige que las iglesias sean de cruz latina, se añade la capilla mayor con su presbiterio y retablo a la cabecera de la nave central y, en la entrada, el coro bajo con su bóveda plana y sobre ella el coro alto. De esta manera se consigue que la Basílica tenga forma de cruz latina.

Para que os podáis hacer una idea de la magnitud de la Basílica, además del altar mayor, la construcción cuenta con otros cuarenta altares menores para la celebración eucarística. Esto se debe a que Felipe II quiso que se celebraran numerosas misas rezadas y cantadas por su eterno descanso, así como el de toda su familia.

Aprovecha el Tren de Felipe II para admirar esta obra maestra del Renacimiento de la arquitectura española comprando cualquiera de nuestros packs reales (Travesía Real o Leyendas Reales) con los que podrás visitar la Basílica y el resto de espacios que componen El Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *