El complemento de la época de Felipe II: la lechuguilla

Felipe II con lechuguilla al cuello, el complemento de moda de la época.
Felipe II con lechuguilla al cuello

El complemento blanco que porta Felipe II en la foto de arriba se llama «lechuguilla» y se puso de moda como adorno para puños y cuello bajo los reinados de este y de su hijo, Felipe III, durante los siglos XVI y XVII. Se le denominó así porque la disposición de cada una de las dobleces recordaba a las hojas de las lechugas pero, a este artículo se le conocía también como «gorguera», derivado del latín «gurga», que significa «garganta».

Su forma rizada se conseguía con unas tenacillas específicas que la encañonaban. Cada ondulación recibía el nombre de «abanino» y, cuando la lechuguilla tenía muchos pliegues, recibía el nombre de «cuello escarolado». Esta prenda podía ser portada por hombres y mujeres.

Aunque era una fina tela, normalmente de lino o encaje, que daba vueltas mediante dobleces, esta prenda estaba almidonada, por lo que era muy rígida. Era de grandes dimensiones y cubría el cuello entero de quien lo llevaba, dejando únicamente asomar la cabeza por encima. El color de la lechuguilla siempre era blanco, a excepción de un periodo de tiempo en el que se puso de moda llevarla de color añil. Para que por detrás quedase levantado, este complemento se sujetaba con unas finas varillas de metal.

Concretamente en la época de Felipe II, se empezaron a adornar abundantemente con puntas, filetes, deshilados y también con hilos y sedas de diferentes colores.

En las Cortes de 1586 en Madrid se pusieron las normas que más tarde Felipe II sancionó, aunque finalmente se cumplieron escasamente:

Caso que alguno haya de traer cuellos manda que sea del ancho de dozavo, y la lechuguilla de hasta ocho anchos, y no más, sin género alguno de hierro, guarnición, almidón, polvos ni otro, ni con más que una tela, ni abierto con molde ni otro instrumento.

Felipe II en Madrid, 1586 Nueva recopilación, lib. VII, tít. 12, ley 4ª

La moda se extendió hasta el reinado de Felipe IV en el siglo XVII.

Súbete al Tren de Felipe II y entérate de todas las curiosidades y anécdotas de la época. ¡Una experiencia y una oportunidad única! ¿Vas a dejarla pasas?

COMPRAR BILLETES
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *