¿Dónde debía construirse el Monasterio?

Felipe II construyó el Monasterio de El Escorial para cumplir con el testamento de su padre, el emperador Carlos I de España y V de Alemania, de ser enterrado dignamente junto con su esposa la emperatriz Isabel. Es por ello que, cuando el monarca regresó a España en 1559, tras varios años viviendo en el norte de Europa, decidió construir un mausoleo donde dar sepultura a sus padres y enterrarse él mismo.

Vistas de Jardines Monasterio el Escorial

La ubicación elegida fue un lugar donde no había nada más que un bosque de jaras y dos manantiales. Debía ser un lugar con buen aire y agua, aislado en el campo y alejado de Madrid, pero no demasiado. Asesorado por los Jerónimos, el rey decidió que el emplazamiento ideal para erigir el Monasterio era una explanada en la base de la montaña al lado de la aldea de El Escorial. Un sitio privilegiado por sus sotos y dehesas, agua en abundancia, junto a caminos y cañadas y con buena disponibilidad de materiales de construcción, especialmente granito.

Si quieres conocer más detalles, ¡no esperes más! Aprovecha el Tren de Felipe II y ven a San Lorenzo de El Escorial a descubrir este municipio Patrimonio de la Humanidad. Reserva tu pack en www.trendefelipeii.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *